viernes, 22 de agosto de 2008

La Vuelta al Mundo en 80 platos




En realidad no son 80 platos sino algunos trucos de cocina o recetas del mundo que hemos aprendido por ahí y que no queremos olvidar. Este año hemos comido o cenado en más de 500 restaurantes donde probamos todo tipo de cosas. Lamentablemente lo que nunca podremos hacer es traeros al mejor cocinero del mundo. Lo conocimos en Kyoto, antigua capital del Imperio Japonés. Allí, en el sótano de un pequeño centro comercial, tiene un restaurante con apenas cuatro mesas. Aunque estaba vacío, preferimos sentarnos en la barra para ver como preparaba el sushi. Sólo tuvimos un problema. La carta estaba en japonés, nuestro amigo no hablaba inglés y no teníamos a mano ninguna foto ni plato que señalar, así que el Ferrán Adrià nipón tuvo que improvisar. Sin decirnos nada pero sin dejar de sonreír, empezó a enrollar makis y rolls con tantos ingredientes que era imposible distinguir lo que íbamos a comer. Para rematar, los adornó con una salsa negra y otra blanca, soja caramelizada y mayonesa japonesa. Puro éxtasis. Nunca antes habíamos comido algo así y nunca más volveremos a sentir lo mismo. Un orgasmo gastronómico, y de los femeninos.


Las ideas o recetas que os listamos a continuación no son tan increíbles como las que probamos aquel día, pero al menos son fáciles de preparar en casa. Otras, por ser demasiado complicadas o por sus ingredientes imposibles de encontrar en Barcelona, nos las saltamos. También están las que directamente preferimos olvidar. ¡Sobre gustos no hay nada escrito y nosotros no vamos a ser los primeros en hacerlo!

Filete de Carne a lo Pobre (Chile): cebolla caramelizada, huevos fritos y patatas fritas acompañando un filete de carne o de atún. Plato nacional chileno. Tan simple como bueno.

Tataki Frito (Tokio, Japón): filete grueso de atún rebozado en sésamo y frito en aceite muy caliente durante unos pocos segundos. Caliente y crujiente por fuera, crudo y frío por dentro: lo mejor que hemos probado en todo el viaje. Y el sitio para no perdérselo, el bar donde Tarantino rodó la famosa escena de Kill Bill: Umma Thurman contra los 70 Ninjas.

Ensalada de Huevo Frito (Hiroshima, Japón): ensalada verde aliñada con bacon troceado frito en su propio aceite, queso de cabra, algo de zanahoria y un huevo frito poco hecho y roto por encima. Demasiado bueno para ser una ensalada!!!

Lechuga a la piedra (Nepal): en Katmandú, para acompañar la carne a la piedra, añaden grandes hojas de lechuga, que también hacen a la parrilla. Casi tan sabrosas como el filete.

Lasagna en Bol (Lijiang, China): lasagna preparada y presentada en un bol profundo. Al hundirle la cuchara, las diferentes capas se mezclan, sin que se desmonte como pasa siempre. Además, el pueblo de Lijiang con sus riachuelos, puentes y farolillos rojos es, sin duda, el más bonito del mundo. ¡Y encima sin turistas!

Spaghetti Frutti de Mare con crema de leche (Cairns, Australia): pasta con marisco pero la salsa, en vez de tener una base de aceite, vino o tomate, es con crema de leche. Puede ser seafood del bueno o simplemente con atún, mejillones y machas de lata. Los descubrimos por el cumpleaños de Belén en Australia. Se prepara en 5 minutos y da el pego.

Mazorca de Maíz con Queso (Perú): suena tan raro que no apetece probarlo pero está delicioso. Mazorca asada en la brasa y acompañada de un pedazo de queso tierno. En New Zealand la probamos hervida en el agua caliente de un geiser. ¡Espectacular!

Tostada de Atún con Queso gratinado (Cuzco, Perú): no parece un gran descubrimiento pero para nosotros lo fue. Tostada de pan con atún de lata por encima, gratinada al horno con queso fundido por encima. Sándwich estrella de un bar de Cuzco famoso por ser lugar de reunión de backpackers.

Surtido de Makis (Japón): la mayor sorpresa en Japón fueron los rolls con queso pero los makis con atún de lata y mayonesa serán un hit cuando lleguen a Europa. Otras ideas que nos hemos traído para que el Rojo o el Kynoto Sushi innoven son los makis de mejillones en escabeche, anchoas, boquerones o bacon con queso.

Arroz con calamares salteados (Bangkok, Tailandia): arroz hervido y frito en un wok con aceite, un poco de ajo, tomate, algo de lechuga y calamares. Un poco de limón por encima y en un minuto tienes una paella mejor que buena. Nos costó la friolera de medio euro en un puesto ambulante en Sukhumvit 11.

Nachos con pasta de atún (Veracruz, México): los nachos de siempre servidos con una pasta hecha con atún, salsa de tomate, aceitunas y cebolla triturada, un poco de mayonesa y queso fundido a un ladito. La mejor comida de todo México, al lado del mar, con los suegros y una chelada de primera.

Camarón frito con bacon enrollado (Veracruz, México): el único restaurante del que guardamos dos “recetas”. Gamba hervida enrollada en una tira de bacon frito. ¡Buenísimo!

Quesadillas (México): un plato típico de México y archiconocido pero que no podemos dejar de apuntar. Queso fundido al horno en cazuelitas de barro con champiñones o chorizo.

Huevos Rancheros (México): huevos fritos con salsa de tomate y queso fundido por encima, servidos sobre un par de tostadas. En México le añaden judías o beans pero no son necesarias para chuparse los dedos. Ideal para resacas.

Chelada o Michelada (México): el descubrimiento del viaje, mucho mejor que una clara y más fría todavía. Cerveza, con un par de cubitos de hielo, zumo de limón y sal gorda en el borde del vaso (restregar antes medio limón para que al volcar el vaso la sal se pegue). Y para los machos, la Michelada, lo mismo pero añadiendo salsa perrys, pimienta negra y tabasco.

Sangría “Express” (Antigua, Guatemala): vino tinto, hielo bien picado, zumo de limón y azúcar. En Puno, en el Titicaca peruano, añaden trocitos bien pequeños de cualquier fruta que tengan a mano.

Pan con chocolate a la barbacoa (Namibia): descubrimiento de Belén después de tanta barbacoa por Africa. Poner una rebanada de pan en las brasas con un par de piezas de chocolate por encima. Cuando empiecen a deshacerse, las untas con un cuchillo y está mejor que la Nocilla!

Bikini a la barbacoa (Sudáfrica): los afrikaners, auténticos expertos en barbacoas, antes de la carne, se meten entre pecho y espalda un par de sándwiches de pan inglés con tomate y queso hechos en el mismo grill. La forma más salvaje de preparar un bikini!

Pizza a la barbacoa (Namibia): otro invento nuestro. Pizza congelada hecha a la barbacoa. Cuando lleva un rato en el grill, la doblas como si fuera un calzone y la giras un par de veces. Im-presionante!!!

Pescado con ajo (Gili Meno Island, Indonesia): pescado hecho a la brasa, con una salsa de aceite y ajo troceado por encima. Con la misma salsita puedes regar el arroz hervido como acompañamiento. El restaurante de la Yaya Turang donde lo probamos será siempre un mito para nosotros.

Aussie Chips (Australia): las famosas patatas fritas de la cadena australiana Outback. Patatas fritas mezcladas con bacon troceado y requemado y queso fundido por encima.
.
Publicar un comentario