sábado, 2 de agosto de 2008

"Allá donde vamos triunfamos"

.
Como San Miguel pero diferente. Vamos, que estemos donde estemos, siempre hemos encontrado alguna cerveza fría con la que matar el hambre y refrescar el cuerpo. Y no una sino varias. Las hemos probado de todo tipo. Algunas, incluso, se han ganado nuestro cariño alcohólico para siempre. Por eso, hemos creado unos premios, las Birra de Oro, Plata y Bronce para no olvidar las que más nos gustaron:

La primera Birra de Oro a la mejor cerveza del mundo, la más fría, helada en realidad, por encima de todas las demás, tanto que lleva el nombre del pico más alto del planeta, es para la Everest, del Nepal. Con ella celebramos en la mejor pizzería de Katmandú que Lila nos había conseguido los visados para ir al Tibet.


Birra de Plata a Tui de New Zealand, por tener posiblemente el mejor sabor del mundo, siempre que sea de barril. Sólo le faltó algo de marketing o carisma para ser la número 1.

Birra de Plata a Quilmes de Argentina, porque su logotipo es el que mejor queda en una camiseta. Además su formato es perfecto y el sabor de primera.

Birra de Plata a Kingfisher de la India, por ser un oasis en medio de tanta mierda.

Birra de Plata a la Cuzqueña de Perú, por ser en realidad el elixir de la Eterna Juventud. La única cerveza del mundo preparada con el agua que viene de la famosa fuente de los Incas.

Birra de Bronce compartido entre Modelo Especial y la Indio, las dos de México, por su color tostado y porque con ellas descubrimos la chelada, mucho mejor que una Clara o Shandy. Cerveza con zumo de limón, hielo y sal en el borde. Si además le pones salsa Perrys, pimienta negra y tabasco entonces tienes la Michelada.

Birra de Bronce a Tusker de Kenia, por tener las narices de ponerle a la cerveza el nombre del elefante que mató a uno de los fundadores.

Birra de Bronce a Saint George de Etiopía, por llevar el nombre del patrón de Catalunya y ser el país donde más camisetas del Barça hemos visto.

Birra de Bronce a Bucanero de Cuba, no sólo por su nombre cachondo sino porque ya tiene mérito que no sepa demasiado mal entre tanta miseria de “sabores”.

También en Cuba, tienen otra marca mucho más barata para los propios cubanos, la Clara, a la que no podemos dejar de darle la Birra Caliente a la peor cerveza del mundo. Hecha con papaya, esta fruta es, junto con el cilantro, los sabores más repugnantes del mundo.

Como mención especial, la Birra a la Mejor Innovación, para la “iced-beer” de Australia, cerveza de barril con termómetro incluido en el grifo, tirando la cerveza a 3º grados. Por favor, que San Miguel se copie la idea!!!
Y finalmente, aunque no sea una cerveza, la Birra de Platino al sabor más refrescante del mundo es para el nuevo formato de Coca-Cola en Japón, un envase metálico que cambiará la forma de beber en el futuro.
Publicar un comentario