lunes, 29 de octubre de 2007

El milagro del Oso Panda


Hola mundo!

Hoy hemos volado hasta Chengdu, donde reside el mayor centro de investigación sobre la reproducción de los osos panda. Como sabéis, este animal ha estado a punto de desaparecer de la faz de la tierra. En los años 90 no quedaban más de 1000 en todo el mundo.

Una de las causas de su extinción tiene origen en su alimentación y es que estos zampabollos comen una media de 40 kilos de bambú al día. La deforestación que ha tenido lugar en China a raíz de su desarrollo, ha hecho que no quede comida para todos ellos.

Pero además está su delicado proceso de reproducción: Las crías nacen en un estado muy precario, sin acabar el desarrollo de todos sus órganos (¡parecen más ratillas que osos!) lo que las hace muy vulnerables. Y por si esto fuera poco, las osas rechazan a su primera camada, golpeando y abandonando a sus crías, por lo que aquellos que tienen la mala suerte de ser el primer hijo de su madre, no tienen ninguna posibilidad de sobrevivir.

Gracias al trabajo de WWF y de este centro de reproducción, la población de osos panda viviendo en libertad ha incrementado en un 50%: ¡ya son más de 1500 pandas los que campan por los bosques chinos!

Pero este no es el verdadero milagro del Oso Panda. El verdadero milagro es la ternura que despiertan en las personas. Éramos un centenar de turistas de todas las edades, nacionalidades y colores, pero todos con la misma cara de ilusión y las mismas o semejantes expresiones hacia ellos: Ohhh! Ahhh! Mira mira mira! Qué mono!!!

No sabemos si su apariencia es un mecanismo de defensa o un puro regalo de la naturaleza. Lo que sí sabemos es volveríamos a coger 1000 veces aquel vuelo para poder verlos de nuevo!


video

Publicar un comentario