jueves, 27 de septiembre de 2007

De la India al Nepal

Después de un paseo en barca por el Ganges a las 5.30 de la mañana, bajo la lluvia y pasando por un par de cremaciones (lo sé, macabro, pero es a lo que vienen aquí los Indios..), nos dirigimos al aeropuerto de Varanasi par coger un avión rumbo a Kathmandu. Qué caos de aeropuerto! Yo no sé como llegamos nosotros ni mucho menos nuestras maletas!

Pero llegamos, y la verdad es que nos sorprendimos mucho al ver un país que, aunque con muchos lazos de unión y similitudes con India (la mita de la población comparte raza y religión con ellos, comparten frontera por el sur, este y oeste), tiene una serie de aspectos que le hacen mucho más agradable y acogedor.


Tiene pobreza, sí, pero no marginación. Puedes ver niños en sus casas estudiando y escribiendo desde muy pequeños, y qué nivel de inglés! Nos reiríamos comparando a un niño de aquí con cualquiera de nosotros en España! Tienen multitud de comercios, incluso callejeros, pero la forma de dirigirse a ti es amable, hasta dulce, comparado con el acoso que se llega a sentir en India. Y tiene vida nocturna en la que puedes fácilmente integrarte y pasar un buen rato. En definitiva, nos encanta Nepal y nos encanta su capital, Kathmandu.

Kathmandu está llena de templos alucinantes, tanto hindues como budistas, que son las dos religiones mayoritarias. Sus calles están llenas de vida e historia. Y les encantan los festivales! Tienen muchísimos a lo largo del año, y todos, de cualquier religión, participan.

Y a pocos kilómetros de Kathmandu (aunque a muchos botes en autobús) se pueden encontrar parajes idílicos en medio de la mismísima jungla! Ríos, cascadas, montañas del verde más intenso que os podáis imaginar, lagos… de hecho hoy hemos estado en el lago de Pokhara, donde hemos alquilado un velerito y Pedro hasta se ha atrevido a bañarse (que no le pase nada:-)) Y todo después de habernos levantado a las 5 de la mañana para ver el amanecer desde el pico de una montaña… el amanecer no valía mucho, pero sí la vista del Himalaya y algunos de los picos más altos del mundo.

Por cierto, mañana nos vamos a cruzar esta cordillera en Jeep y estaremos unos días hasta llegar a Lhasa, capital de el Tibet. Así que no creo que los monjes budistas tengan mucha conexión a internet (aunque hoy en día ya no se sabe). Por si no nos “vemos” en una semanita… un abrazo!!!



Publicar un comentario